Meditación en la mitad de ninguna parte

Tal vez fueron los católicos 
Los que me enseñaron la fe
Lasciva amante del dolor 
De la absoluta desesperanza
De la capacidad de ignorar
La estúpida realidad 
Que te rodea a diario
Cree, no preguntes, 
No desees más que aquello
Que posees
Creo que fue listo lucifer
Engañando al hombre
Con voz de dios
Y proponerle que nada
Existe más allá de su poder
inaudito poder que nada puede
contra la voluntad del hombre
la perversa voluntad de destrucción
que nos guia a diario

He abrazado mi fe,
He perdido mi fe,
He odiado mi fe,
He sucumbido a mi fe,
Y ahora ya no sé
que voy a hacer
sin fe
¿Cómo creer que mañana
tendrá sentido ?
si ya no creo
si ya no espero
más allá de esta noche
ebria de ausencias
que se resuelve en versos
que agoniza de amor
que se desangra en palabras
que tan solo invocan tu nombre

Sin nombres, sin recuerdos,
sin malicia, sin pasión
borra las referencias
ha pasado ya
Puedes emborracharte tanto
como quieras
Pero el espíritu del vino
no te devolverá la fe
ni la esperanza
Tan solo amortiguará
las lágrimas rebotadas
contra la almohada
y con la madrugada
habrás de recoger tu
cuerpo cansado
para iniciar un nuevo día
para vivir de nuevo
la rutina que conduce
tus solitarios pasos

Y sin embargo
sabes, en tu yo interno
que esa rutina
volverá a saltar por los aires
cuando, de pronto,
una sonrisa, una palabra, una mirada
desde una extraña, desde una amiga,
desde un amigo, desde un extraño,
desde el fondo de un escaparate,
desde el fondo de tu alma impía
haga brotar la primavera
de tu fe renovada



Nomenclatura

Al fin y al cabo
eres una lista,
infinita de pasado,
nombres y ausencias,
aciertos y fracasos,
olvidos y amigos,
una lista, no más,
es cuanto tienes en este
preciso instante
depende de tu balanza
es ayer, es niñez
es una guerra adolescente
contra ti mismo
prolongada, soterrada
rompiendo los espejos
que te muestran los ojos
cansados de esperar
Es la sonrisa audaz
de una desconocida
desde la ventana de
un autobús que arranca
es la cosecha que atesoras
en un almacén cuántico
que desconoce tus intenciones
y es y no es,
ya que puede que si
o puede que no
recuerdes el camino
que te regresa a él

Quizá tenga sentido
esa lista, y sea el código
que revele tu fortuna
y retornes a tu isla
siempre añorada
y los tuyos disfruten
de tu presencia deseada
Pero repásala, es largo viaje
y poca recompensa
si te pierdes
en la  esperanza de llegar
a tu Ítaca soñada
No eres un héroe
es tarde para eso
los dioses se cansaron
de procrear bastardos
y solo somos seres
falibles, indefensos
ante una eternidad aterradora
que nos afianza a la vida
a nuestra lista de pasados
a nuestra lista de futuros
a nuestra bitácora
de navegantes indecisos
en una realidad inmarcesible
en una vida corta
para tantos mares

Alegría

La gota se desliza caprichosa
Sobre el cristal que tenaz separa
El aire de tu tez tan luminosa
Del aroma de su piel deseada

Sientes un rumor de mariposas
en tu vientre aun infecundo
como un temblor como un rosa
creciendo roja en su capullo

Es tiempo de volver y asomas
el ansia en tu infinita ventana
para entender como ilusiona

tu sonrisa de amor desprotegido
tu entrega en tiempo y forma
de tu corazón ya tan decidido


Otra vez, noche

La noche es fiel amante
siempre te espera
hambrienta de tus deseos
aplicada señora de tus apetitos
Es inútil olvidarla
ha aprendido tu nombre
y te espera
has jurado un para siempre
aunque no lo sepas
te esperará
Al final de una cena
un día jodido
o un encuentro casual
Es una canción, un recuerdo
apretado en tus entrañas
es noche y llega de repente
y te lleva para  hacerte
el rey, su amo, su esclavo
es noche, es luna
es no saber que sorpresa
depara la penúltima
copa que brindas
en un coro imaginado
o tan real como quieras
la noche es amante cruel
no olvida, no perdona
espera, paciente, la revancha
de tu ignorante arrogancia
de tu esquiva ausencia

Volverás, no te resistas
no lo pienses
llegará de repente
y entenderás el momento
porque has hecho un pacto
con la reina, con la única
que no te abandonará
aunque al alba
reniegues y perjures,
eres su siervo
y la noche te esperará
siempre

Puede que estos versos
debieran ser escritos
en la pared de un retrete
de madrugada
borracho de ilusión
incapaz de sostener
tu cuerpo
mientras intentas
hacer diana
o sortear la suciedad
con posturas imposibles
pero no importa
donde,
es cuando,
Ese momento mágico
que entiendes
que la alegría alucinada
soporta la gris realidad
que mantiene tus días
La música retumba
rítmica, superpuesta
y completa tus frases
para gritar que eres feliz
o al menos lo sientes

Es noche, es tarde
es tiempo alucinado, es  recuerdo
es proyección de las esperanzas
que colman este momento
que sabes que morirán al alba
cuando la cabeza duela
y el cuerpo exija el pago
de tu alegría desmesurada
Pero vives, por un momento
por un instante de luna
las caricias de tu niño interior
que se aferra en tu corazón
a una noche eterna
a una noche enamorada
a una noche sin final



Cliffhanger

Siempre hay un precipicio
Acabas en el
Repites el sendero angosto 
Que te conduce al abismo
De tu propia verdad
Y recuerdas las palabras 
Las famosas últimas palabras
NO MÁS
No más por aquí
Y de nuevo estas al borde 
Preparado, o no,
Para saltar
No sabes que cerveza 
Te espera allá 
A donde llegues 
Quien fijará tu brújula 
Y te indicará el camino
De unas piernas rubias 
Y largas como la luz
Del Alba
Es la partida con mala mano
Apuestas sabiendo que
No hay más que unas cartas
Sin valor ni esperanza 
E inhalas el humo
De la estancia
Buscando un olor
De tu infancia inventada
Que disipe el temor
De verte descubierto

Se ha roto la caja
Tus recuerdos se dispersan
En torno al olvido
Desaparece el dolor de
Lo no hecho 
Aumenta el miedo 
Al ingrato desierto
De la desmemoria
Prisionero de tus actos
Señor de desacatos
Se ha roto el tiempo
devorando el aroma
de las flores
que regalaste en nombre
de un amor tan eterno
como la lluvia
que mojó tu cara

Laberinto de calles
la ciudad te desborda
y te lanzas a buscar
la salida, a evitar a Teseo
o al Minotauro, ¿quien eres?
urbanita inmisercorde
atrapado en el neón
de tus nocturnos placeres
abocado siempre al filo
de una decisión inapelable
margarita o moneda, ¿qué importa?
si sabes que harás
tu impía voluntad
de madrugada alucinada

Siempre hay un precipicio
Pero eres el héroe
hay esperando otra temporada
alguien esperando que retornes
alguien olvidando que eres
el protagonista
de tu propia serie




Air à danser


Bailas sobre el límite
de tu alegría
Espantando las nubes 
Que añoran tus lágrimas 
Envenenadas de soledad 
Bailas en el filo de una copa
Que nunca apagará la sed
De tu alma, hija de un dios
Insaciable
Bailas al fondo de una ausencia 
Que nutre las palabras
De tus diarios inventados
Escritos en el vaho
De un espejo biselado

¡Baila sin detenerte!

¡Gira como si hubiera un mañana!

¡Grita como si no te oyeran!

¡Deslízate al último baile!
al primer dolor
huele el aroma de tu esperanza
y siente que eres vida,
                     eternamente,
                                              vida

Bailas con el pecado
en tu corazón
y prendido en tus alas
el fuego de la pasión
que guía tu cuerpo
que ilumina tu cara
que enamora tu espíritu
infinito en la ternura
del paso que deviene
en figura de danzante
de la coreografía eterna
que conduce tu vida