21

En tu sonrisa se mece la esperanza
de la luz en los días que vendrán
mientras creces, mi niña, y aprendes
los nombres y las flores que llegan
y se van

En tus ojos mueren las sombras
que acosan tus pasos con miedos
y mentiras
que se agotan como cenizas
en la firme brasa de ardiente mirada

En tu voz renace la niña que guardas
protegida de años y enseñanzas
que juega libre cuando habla
tu corazón tan grande
tu pasión desbordada

Y se que no soy más que un poeta
que teje alas de palabras
que se quiebran en este instante
que siente el orgullo
de verte volar
con alas propias
libres y fuertes



Cursum Perficio

Te me mueres mariposa
en tu cruz de clavos y flores
y me siento impotente al ver
como se desliza tu alma en 
palabras de muerte y soledad

Maldigo al dueño de tu dolor
porque también soy parte de él
 y me juzgo y me condeno
pero mi penitencia solo son 
palabras y silencios

Te me mueres mariposa
en un sórdido agujero 
de soledades aprendidas
de vidas desesperadas
de angustias sobrevenidas

y recluyo mi furia 
en la derrota de mis versos
en una huida sin recompensa
en la vana gloria del deseo

te me mueres mariposa
y ya no se como levantar 
tus alas de ese altar funesto
que ha corrompido tu sonrisa
en una mueca de aceptación
y abatimiento

Te me mueres mariposa
ojala las alas que me diste
aquel día
pudieran servirte de puente
a ese futuro que mereces
y devolviera a tu corazón
la alegría que pretendes

55



55
Y sigo buscando
Y sigo esperando
Componiendo versos que desnuden
La sonrisa de esos días
Que acompañabas la soledad
De este viejo poeta cansado
Cuando se acercaba el otoño
Y lo disfrazaste de primavera


55
Y sigo escribiendo
Y sigo esperando
Dibujando estrellas
Y corazones, como si
De ello dependiera el resto
de mi existencia

55
Y sigo soñando
Y sigo esperando
Añadiendo fotos al álbum
Que compone mi vida
Y que se resume en
Estos días que se demoran
En tu recuerdo