Lejos

Lejos
malas noticias
Se apagó el brillo azul
ya no sonríe la luz desde
tus ojos
Pero
Sé que eres feliz
porque volverás también
y la playa recogerá
el latido que ha fallado
para liberarte
Y me gusta pensar
que estáis juntos de nuevo
reiniciando, resumiendo
estos días que has demorado
entre nosotros

Apuro la hiel de mi tristeza
y brindo para celebrar
que volverás y estarás
ya siempre
donde aprendiste a soñar
donde empezó el viaje
que ahora cambia de rumbo
y te devuelve
polvo a polvo
mar a mar
desde estás lágrimas
de tinta
que recogen
al azul recuerdo
de tu sonrisa desbordada







Parabellum

Devorador de fauces de abismos
Insomne señor de perezas
Aullador de lunas lamentables
Para construir mis excusas

Devoto dueño de mis fallos
Bebedor de elixires y ausencias
Despojado de todo afán
Renuevo mis dudas eternas

Domador de tristes dragones
Hijo de elfos desterrados
En esta tierra estéril de ideas

Dictador de una patria cobarde
Siervo de un dios inaccesible
Convoco razón para estos versos

Quédate

Quédate
Un segundo, una eternidad
Ese momento que cambiará todo
O no cambiará nada
Pero ni puedo pedirte
Es mi condena
Partirás en ese instante
Que te necesito
Y es tu decisión
Certera
Y me quieres
Y te quiero
Y no es el momento
Y no importa
Y no espero
Y te vas
Y te quedas
Para siempre
Para volver
Porque sabes que no
Me cansaré nunca
De esperar
Porque sabes que
No me perdonaré
No haber estado
No se haber sido
La razón de tu esperanza