Último parte de este naufragio

Gracias
Por haberte marchado así
por romper mi brújula y mi compás
quemar las velas y cortar las jarcias
Y dejarme en deriva de abismos
donde habitan los fantasmas
y los temidos pasados
que pensaba vencidos

Gracias
por volverme de nuevo
náufrago de tanta ausencia
cambiar mi derrota para llevarme
a nuevos arrecifes que destrozaron
mi vieja nave desvencijada
para que en ese punto sin retorno
las lágrimas se hicieran lluvia
y lavaran mi dolor y mis manos
Vacías de esperanza

Gracias
Comprendo, y ya es tarde
Qué nunca soñaste en mi mar
Que nunca llegaste a mi playa
Que nunca abordaste mi barco
Que tu ira y tus miedos me ataban
A las tormentas , a la oscura noche
Que puebla tu alma castigada
de rencores no resueltos


He vuelto a mi isla
He quemado las cartas y
el cuaderno de bitácora
que, ahora entiendo, estaba
Lleno de falsas anotaciones
Y el fuego purificador ascendió
Para darme razón de tu partida
Y me ha devuelto la sonrisa
Y el viento anuncia nuevos rumbos
Ajenos a tu locura calculada
Ajenos a la tristeza de tu vida
Ajenos a la violencia de tu boca
Y todo este nuevo océano
Se abre pletórico de estrellas
Que anuncian nuevas singladuras