Alimento para peces

El enemigo público número 1, el sanguinario matarife de inocentes, el sibilino manipulador de mentes adoctrinadas es pasto de los peces. O eso ha dicho el "amigo americano". Pero empezamos mal, porque nada más decirnos el susodicho amigo que el mundo era un lugar más seguro, se ponen en marcha todas las alarmas de seguridad en previsión de posibles atentados en respuesta de los yihadistas al asesinato de su lider bienamado.

 En el fondo estoy convencido que piensan que somos idiotas, que todos somos idiotas o rayamos la imbecilidad más absoluta. Lo que han hecho los Estados Unidos es un asesinato o varios porque, vale que maten a Osama como represalia de los atentados de 11S, pero es que también han matado a otros que estaban allí, ¿o esos no cuentan?. Ahora resulta que el fin justifica los medios. Que Obama vaya devolviendo el Nobel de la Paz, que ya no le corresponde. Al final se demuestra los que todos suponiamos: Que no importa quien mande en USA, que todos se guian por el mismo populismo  de saloon del viejo Oeste. A ver quien es más rápido o quien la tiene más grande. Estados Unidos asume su papel de sheriff y se salta a la torera todos los protocolos, Europa calla y además aquellos que se dicen progresistas le aplauden. Bravo!! Viva el Terrorismo de Estado!! Viva la Tortura!!!. 

Incapaz de dar cobertura a los que realmente luchan por su libertad, con la excusa de la no injerencia en asuntos internos de otros estados y procurando no pisarle los callos a quien le da petróleo y demás materias primas, el conjunto de paises occidentales no es más que un títere de eso que se ha dado en llamar "mercados" y que en el fondo no es más que el conjunto de multinacionales o lobbys transnacionales que gobiernan el mundo desde hace mucho, demasiado, tiempo.

Cada vez que callamos y dejamos que los gobiernos y sus representantes sigan engañándonos o creyendo que lo hacen, nos convertimos en cómplices de sus crímenes abyectos.

Tiempos modernos

Ahora
En estos días sombrios
los dioses se han vuelto salvajes y esperan ansiosos
los cuerpos para el sacrificio diario.
Ya no hay tiempo para la inocencia, los cronistas de culo santo
sacerdotes de una nueva religión despiadada
alimentan la avaricia de los telespectadores hambrientos de víctimas.

No hay esperanza
Atrapados en un infierno de autodestrucción
deforman sus cuerpos y sus mentes
para adaptarse a las nuevas reglas
efimera belleza de cirugía
y la lenta lobotomización de sus cerebros.

Mientras los veo caer
intento no pensar que estas palabras
carecen de sentido y valor en su existencia
y que por más que grite
estoy sólo
Que soy yo el extravagante
solitario profeta de un fin
que ya ha llegado

Tunez, Egipto, Libia, no es lo mismo

Ciertamente los acontecimientos se suceden con una rapidez asombrosa, este año 2011 ha empezado haciendo tambalearse los pilares de las doctrinas que condujeron al mundo durante las décadas anteriores. Tal vez consecuencia del cambio de régimen de las potencias dominantes, consecuencia de la extensión de internet en la sociedad, facilitando el acceso a la información y al conocimiento de los hechos de una forma inmediata a su aparición, lo cierto es que la sociedad está cambiando a un ritmo vertiginoso y cada vez las personas se implican más en la política y en la sociedad, provocando el cambio de ésta hacia estructuras más flexibles, participativas y, como consecuencia, democráticas.

Las dictaduras del norte de África han sido las primeras en notar, y de qué forma, este fenómeno. Así hemos asistido a la caida de Ben Alí en Tunez y de Hosni Mubarak en Egipto y ahora nos asomamos cada día a los medios de comunicación buscando ávidamente noticias de Libia. Pero es necesario establecer una diferencia clara entre estos hechos. Por un lado en Tunez y Egipto, los ciudadanos manifestaron su disconformidad con los dictadores y a  través de manifestaciones pacíficas consiguieron derrocarlos, a pesar de la represión y del intento vano de los dictadores de acallar sus voces, la presión de los ciudadanos consiguió, de forma no violenta, expulsarlos de sus sillones. Ahora bien, creo que en Libia la situación es diferente, primero por la propia composición de la sociedad libia, un conglomerado de tribusy etnias unidas hasta ahora por Gaddafi y segundo por la combatividad de los libios que han sido, dentro del pueblo árabe, los que más soldados voluntarios han producido.

Ahora hemos metido la mano en el avispero, espero que quienes han decidido echar una mano a los combatientes libios tengan un plan a lago plazo para llevar por buen camino la revolución libia y que no coloque en el poder a unos exaltados como ocurrió en Afganistan ( recordemos que los talibanes fueron ayudados por los EEUU) o  lleve a Libia a un estado irremediable de guerra civil ( Somalia ). Confiemos ( si es posible) en que los dirigentes de los estados implicados en esta aventura sepan conducir la situación hacia un cambio de regimen que provoque una estabilidad a largo plazo.

NO A LA GUERRA

 Y ahora se unen para protestar. Es fascinante como un dictador sanguinario y loco puede unir en torno a su figura a la Derecha más reaccionaria y a la izquierda trasnochada y visionaria. La derecha pide la no injerencia en otro pais y descalifica el gasto como innecesario y la izquierda lanza de nuevo el viejo slogan de "NO A LA GUERRA". Resulta patético comprobar como ambos adolecen de lo mismo, de un mínimo de inteligencia y sentido de la historia. O nos toman por idiotas. Gracias a Dios el mundo ha cambiado y ya somos legión los que sabemos leer y escribir y tenemos opinión propia. Gracioso es ver a los dictadores y reyezuelos aferrarse a sus tronos lanzando mensajes apocalípticos. Triste es ver a los comunistas defendiendo lo indefendible, hablan de no injerencia quienes mandaron sus tropas y armas a paises de todo el mundo.

    Quién de esos, que tanto alborotan. no cogería un arma si viese a su familia en peligro?. Después de ver las escenas de las matanzas de Gaddafi, me parece desolador que aun haya gente diciendo que no está justificada la ayuda de las Naciones Unidas.

Descacharrante es oir hablar a Rusia, a China e incluso a Cuba de no injerencia.


No es una guerra, repito para los de la fila de atrás ¡ NO ES UNA GUERRA!. Se trata de defender a personas que quieren ser libres, de un asesino psicópata que hasta ahora contaba con demasiados amigos que le permitían hacer lo que le venía en gana.

Desde Oriente

Desde Oriente las noticias llegan con urgencia
Alzan fuegos en el cercano, fuegos de libertad y guerra
Fuegos sufren en el lejano, éstos de muerte y frio,
Y esos fuegos amenazan con devorarnos
A nosotros, los que no atendimos sus llamadas
Los que robamos su historia y sus recuerdos
Que abrasamos sus ciudades con mortíferos venenos

Y ahora, antes del tiempo prefijado
Vemos que se acaba el ciclo de nuestra historia
Y tememos  quedarnos sin nuestros artefactos
Vestidos de arrogancia y desmemoria
Arderemos en su fuego de justicia y miedo
Convertidos en cenizas de sus sueños

Somos un sueño

Somos un sueño perdido en un Dios acabado
nacemos marcados con fecha de caducidad
comiendo y bebiendo, sufriendo y amando
creyendo, ilusos, que percibimos la realidad
sólo a través de unos sentidos mutilados
programados y reprimidos por una sociedad
que nos utiliza como vehículos animados
de su lasciva reproducción, hasta la saciedad.

Sólo vectores de un matriz sin dueño
apenas despiertas se te acaba el tiempo
para dejarte solo ante el desconcierto
de saber que las preguntas que has hecho
tienen respuestas antes de que el sueño
haya empezado en tu Dios tan ajeno

Con dos cojones


Reproduzco aquí la opinión expuesta en su blog por Javier Gallego "Crudo" ayer día 7. No puedo estar más de acuerdo con él, está claro que corren malos tiempos para la crítica.

Os dejo el link del artículo por si queréis pasaros por su blog 


Lo que no se puede decir

Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice en estos tiempos. Mucho más que antes. Hace unos días hablaba con Paco Clavel y Luz Divina, la disparatada pareja que nos alegra la tarde del sábado con su Guirigay radiofónico, y me recordaban cómo las liaban pardas en el mítico programa de esta emisora, Caravana de Hormigas, el espacio más carnicero que ha tenido esta casa.
Los más viejos del lugar recordaréis cómo los Juan Francia, Jesús Beltrán y compañía no se cortaban ni un solo pelo de la lengua llamando “rata” a Txiki Benegas o proclamando “Barrionuevo, vamos a por ti” en plena era de los GAL. Y además de esos hitos de humor descarado, me recordaba Paco una de sus más divertidas insolencias: sacaron a subasta el sexo de la Virgen. No sé si porque la Virgen no lo necesitaba o por si alguien quería hacer uso de él. Yo me reí con la ocurrencia, me hizo gracia, qué se le va a hacer, y le dije a Paco y Luz: eso no se podría hacer ahora ni de coña.
Eso se podía decir antes, en aquellos locos, desprejuiciados y rupturistas años 80 en los que había un ansia por decir en voz alta todo lo que no habían podido decir en 40 años de represión católico-fascista. Esos felices años 80 en los que ponían "La Bola de Cristal" "La Edad de Oro" en la tele y en la radio esta emisora forjaba su prestigio no sólo como referente musical sino como símbolo de libertad, crítica y trasgresión.
Hacia finales de los 80, los socialistas a los que ridiculizaban se hartaron y se los fueron cargando. Y desde entonces la mordaza se ha ido haciendo cada vez más habitual en todos los ámbitos y en todos los medios de la vida pública.
Ahora si no dices lo que me gusta oír en mi medio, te quito de en medio. Y si dices algo que ofende a algún grupo de poder, también. Aunque sea en un contexto humorístico. Ya, pero es que su humor no me hace gracia y me ofende, así que métaselo con su libertad de expresión donde le quepa. Eso sí se puede decir. Siempre que lo diga el que puede.Veamos unos ejemplos muy ilustrativos:
Ahora no se podría subastar el sexo de la Virgen aquí en la radio. Pero sí se le puede decir a las mujeres africanas que no se les ocurra utilizar el condón cuando practiquen el sexo, aunque puedan morir ellas y sus hijos. O sea que sí puedes subastar su vida, pero no el sexo de la Virgen.
Ahora no se puede dibujar a los príncipes de España practicando el sexo a cuatro patas para cobrar el cheque-bebé. Pero la monarquía sí que puede cobrar el cheque-real y vivir a todo tren a costa de los mismos españoles que no pueden hacer caricaturas sexuales de la realeza.
Ahora no se puede decir que el Holocausto fue un montaje. No se puede decir ni en broma, por muy mala que sea la broma. Que se lo digan a Vigalondo, que lo dijo en su twitter y ha terminado por tener que dejar su blog en EL PAIS, periódico que ha dicho que "considera incompatibles con su línea editorial los comentarios vertidos por el realizador” por lo que ha decido retirar los anuncios que hacía Vigalondo para este diario. Sin embargo, EL PAIS no ha decidido retirar su página de anuncios de contactos tras los que se esconden muchas tramas de trata de mujeres. Eso no es incompatible con su línea editorial, intuyo.
Ahora no se puede llamar “rata” a Aznar o a Zapatero en un medio público. Pero ellos sí pueden decir mentiras. Uno puede mentirnos para meternos en una guerra. El otro para ganar unas elecciones puede prometer algo que luego no va a cumplir y puede ratearnos nuestros derechos, pero si yo le llamo “rata” a él o al otro, dirán aquello de “vamos a por ti”. Así que no se lo llamaré.
Ahora yo no puedo decir “me cago en Dios” ni puedo cagarme en Alá porque algunos musulmanes y católicos se sentirían ofendidísimos. Esos mismos musulmanes y católicos que sí pueden cagarse en los derechos de los homosexuales y las mujeres y esa misma Iglesia Católica que puede comparar la pedofilia con la homosexualidad y puede decir que los gays no son ciudadanos normales ni pueden ser padres. Ellos sí que pueden ofender, despreciar e insultar a los demás pero tú no porque tú eres un pequeño ciudadano sin una iglesia que te defienda, ni siquiera un Estado que defienda la verdadera laicidad del Estado que proclama su Constitución. Tú no tienes un partido, una monarquía o una institución que te proteja. Tú eres sólo tú. Estás solo. Por eso, si yo digo me cago en dios, me la juego. Y por eso, no lo voy a decir. Por eso, yo no me cago en dios en público. Si eso, lo hago en privado.
Al menos nos podemos felicitar porque hoy en Radio 3, yo estoy diciendo lo que pienso y lo que siento...
Hoy hablamos de los límites de la libertad de expresión y os preguntamos: ¿QUÉ PIENSAS DE LA QUE SE HA LIADO? ¿HAY TEMAS QUE NO SE PUEDEN TRATAR NI EN BROMA? ¿CUÁLES? ¿POR QUÉ? ¿TE PARECE EXAGERADO QUE EL PAÍS HAYA CANCELADO LA CAMPAÑA PUBLICITARIA QUE PROTAGONIZABA VIGALONDO?
Y queremos pediros que exploréis vosotros esos límites. Queremos daros la oportunidad de EXPRESAR, ESCRIBIR ALGO QUE PENSÁIS PERO CREÉIS QUE NO SE PUEDE DECIR POR CORRECCIÓN POLÍTICA. No se admitirán insultos ni nada que rebase los límites de la libertad de expresióncomo las injurias, calumnias o difamaciones. Por lo demás, no habrá ningún límite.


Sexo, droga y rock&roll

Cuando aún sigue pendiente una disculpa por parte  del Partido Patético por las infundadas acusaciones a Wyoming de ser el culpable de la paliza sufrida por un presentador del noticiario nocturno de TeleEspe; ahora resulta que la agresión al consejero del gobierno murciano parece obedecer a un posible ajuste de cuentas, ya que el tal individuo, al parecer se había granjeado algunos enemigos dentro del ambiente de la noche y los negocios no muy legales. Con lo que nuevamente se desmonta la teoría conspiratoria del PP y que al final nada de ideologías, como habitualmente suele ocurrir, tan sólo es sexo, droga y rock&roll.

Oviedo. Exterior noche




30 de Enero


Hoy me he despertado oyendo los gritos de los egipcios pidiendo pan y libertad. Hoy me he despertado de  un sueño oscuro y escéptico. Un sueño de meses y tristeza, de no creer posible que el mundo se levantara de nuevo para conseguir lo que se merece, pan y libertad. Quizá la canción de Silvio me ayudó a comprender que es de nuevo tiempo de revolución, que por fin la era de Acuario anunciada en los revolucionarios 60 vuelva a llamarnos a despertar de este maldito sopor al que nos ha conducido la falsa sensación de seguridad de nuestros bienes materiales.

 Es hora de levantarse del sillón, es hora de que se oigan las voces de aquellos que han estado callados. Ya basta de mirar a otro lado. Que cada cual empuñe el arma que posea para exigir su innegable deseo a ser feliz. Somos muchos, somos más que ellos y tenemos la verdad. Hoy son ellos quienes necesitan nuestra ayuda, tal vez mañana nosotros les necesitemos a ellos