30 de Enero


Hoy me he despertado oyendo los gritos de los egipcios pidiendo pan y libertad. Hoy me he despertado de  un sueño oscuro y escéptico. Un sueño de meses y tristeza, de no creer posible que el mundo se levantara de nuevo para conseguir lo que se merece, pan y libertad. Quizá la canción de Silvio me ayudó a comprender que es de nuevo tiempo de revolución, que por fin la era de Acuario anunciada en los revolucionarios 60 vuelva a llamarnos a despertar de este maldito sopor al que nos ha conducido la falsa sensación de seguridad de nuestros bienes materiales.

 Es hora de levantarse del sillón, es hora de que se oigan las voces de aquellos que han estado callados. Ya basta de mirar a otro lado. Que cada cual empuñe el arma que posea para exigir su innegable deseo a ser feliz. Somos muchos, somos más que ellos y tenemos la verdad. Hoy son ellos quienes necesitan nuestra ayuda, tal vez mañana nosotros les necesitemos a ellos