Nadie

Quizá como Odiseo, deba de empezar diciendo que soy nadie y así evitar que nadie sepa de mí, pero es tarde, se que tienen mis datos, mi perfil, mis secretos, hasta quizá mis fotos. Todo archivado y preparado por si me desmando. Yo estuve en aquella manifestación, yo firmé contra sus políticas, contra sus imposiciones, contra sus mentiras. Estoy en la lista. Alguien que no conozco ha filtrado mis datos buscando si soy peligroso, por suerte no, pero ya estoy marcado y si, al fin un día mi conciencia despierta y me lanzo a la calle, seré un objetivo fácil. Soy nadie y somos todos. Si parecen preocupados sólo es porque ahora tenemos la certeza de que nos tienen marcados, que no hay azar, que, quizá, no hay ni esperanza. Que cuando ya nos despojen de todo y el frio de la mañana nos despierte, seremos implacables. Cuando no hay nada que perder, cualquier botín es suficiente.