Risa


Y era su risa

Dentro estaba el pecado de la rosa
de cuyo nombre nunca supimos
Era aquella risa que Miller nos avisó,
esa capaz de deshacer la mejor erección

Era esa luz cristalina que te arranca
de la sombra oscura del alma
y te convierte en inmortal
devorando la incertidumbre

Era el unicornio que me transportaba
sobre un arco iris de inocencia,
la calma que seduce tu inconsciencia
para ser el niño que olvidaste

Y era su risa

Quizá la borré sin querer mientras
jugaba a ser quien no puedo
a construir un hogar 
donde solo habitan las ruinas
de un sueño quemado por el pasado

Y era su risa

Ahora solo queda penitencia
Apenas un recuerdo vago, indeciso
de haber estado a las puertas
de un Edén tan deseado