Buridán

La paradoja que plantea el asno de Buridán consiste en que dicho animal (aunque según Aristóteles se trataría de un perro) situado a una distancia simétrica de dos montones de heno iguales, al no ser capaz de decidirse por ninguno de ellos, acaba muriendo de inanición . Pues, bien, de algún modo esta paradoja me ha hecho pensar que mal impide el desarrollo de nuestra joven democracia, pues de la misma manera que el asno(con perdón), nos hallamos inmersos en estos tiempos en un curioso caso de equidistancia, no entre la izquierda y la derecha, ya que las ideologías, antes claras y definidas se han diluido en su búsqueda del "centro", sino mas bien porque en función de que sea gobierno u oposición los partidos políticos actuan igual, me explico, los ciudadanos tenemos la percepción de que da igual quien gobierne, ya que sea del signo que sea su política va ser la misma y que la oposición de igual modo va a llevar la contraria al gobierno, así como el asno (o el perro), tenemos la sensación de que ambos están a la misma distancia de nuestros deseos y eso nos impide tomar una decisión (adecuada o no), por eso cada vez es menor la implicación de los ciudadanos en la política, cada vez es más claro el desencanto con nuestros representantes y así aumenta una abstención que en definitiva supone la decadencia de la democracia y de seguir así su muerte. Quizá es exagerado, pero creo que este es el destino, como no le pongamos (o le pongan) remedio.