Otoño en el estanque de Covadonga ( Oviedo )

Discurren lentas las hojas por la superficie
Transidas de muerte aguardan su destino
En tanto  la luz sonríe entre  sus brillos
Transformando en una danza su molicie

Verde, rojo,  marrón, amarillo y ocre
Encadenado infinito de otoño en curso
La vida y la muerte en el ciclo oscuro
Agua y hojas dibujando tristes colores

Es otoño y los árboles parecen dormidos
Abandonadas a su viaje último nadan
En este estanque, forasteras del ruido

Renacidas las hojas se eternizan vanas
Apresada su suerte en píxeles aburridos
Ciencia ininteligible para sus ganas